10 razones por las cuales te vas a enamorar de Cabo Polonio

1. Las noches.

Cae el sol y Cabo Polonio se ilumina a la luz de las velas. Como este lugar es una reserva natural, no hay luz eléctrica. Los lugares que tienen luz eléctrica utilizan generadores o paneles solares, pero no son la minoría y se usa solo para lo elemental. Se crea una atmósfera muy romántica, hay fogones en cada bar y las mesas tienen la tenue luz de las velas. Recomiendo llevar linterna porque si no es muy difícil circular por el pueblo.

noches-en-cabo-polonio

2. La comida.

En cada viaje, la comida es muy importante. Es imprescindible comer cosas típicas del lugar. Algo que me fascino de este lugar son las empanadas de Siri (es un cangrejo), o croquetas de Siri o… ¡lo que sea con Siri va a ser delicioso! También las miniaturas de algas y no nos olvidemos nunca del Chivito uruguayo, en cualquiera de sus variantes, con pan, sin pan, con papas, completo con lechuga, tomate, huevo, jamón, queso. Es una bomba de sabores. Todo esto se acompaña con una “chela” (como la llaman los uruguayos a la cerveza)  bien fría. Las típicas son Pilsen, Patricia o Zillertal.

3. Las playas.

Hay dos playas. La norte y la sur. Cuando una esta ventosa y el mar agitado, la otra esta calma. Las playas se caracterizan por sus grandes extensiones. Cuando empiezas a caminar por la orilla y alejándote del pueblo el paisaje es precioso. Te encuentras a ti solo con el mar, los médanos que decoran a la perfección una playa desierta. Lleva mucho protector porque no hay sombra en ningún lugar.

Playas en Cabo Polonio

 

4. Las noctilucas.

Las noctilucas son un organismo marino, que cuando entran en contacto con el oxigeno provocan un destello de luz. Esta es la explicación científica. En criollo, cuando pisas la arena mojada ves pequeños destellos de luz. Este fenómeno se observa en la playa norte de noche. Cuanto más te alejas de la luz del faro, mejor las vas a ver. Saltar, pisar fuerte, caminar, bailar sobre la arena para verlas es válido. También si te acercas a la orilla y agitas tu mano en el agua podes ver algunos destellos también.

5. El faro.

El faro se impone en Cabo y se lo ve desde donde estés. Se puede llegar desde la playa sur caminando sobre las piedras, ahí se encuentra una gran reserva de lobos marinos que se encuentran en su estado natural. Es divertido observarlos un rato, pero solo un rato porque el olor es bastante fuerte. Se puede subir al faro para observar el paisaje desde otra perspectiva.

6. El cielo.

Para los que vivimos en una ciudad y no estamos acostumbrados a apreciar un cielo estrellado, este lugar nos va a dejar con la boca abierta. Recomiendo ir a la playa para poder apreciarlo. No voy a decir más nada porque mis palabras no le van a hacer justicia.

7. Los atardeceres.

La puesta de sol es en la playa sur. Y nada mejor que deleitarse con una “chela” o un jugo en el parador de la playa, escuchando alguna banda en vivo, viendo la imponente playa.

8. El arte.

Está presente en cada rincón de Cabo. En cada casa, cartel, pared, bar. Lo interesante de este lugar es que no hay calles, las casas están ubicadas al azar sobre la colina, cada una con su estilo propio. Las hay minimalistas, de madera, pintadas de colores, con murales. Mi favorita, la que dice Liberte con un arcoíris.

arte-en-cabo-polonio

9. La música.

Me sorprendió porque hay para todos los gustos. Si bien la onda del lugar es hippie y hay mucho fogón con guitarras, hay bares donde podes escuchar música electrónica y una pequeña discoteca donde pasan música latina. Es muy común que en los lugares para comer haya algún show en vivo.  Se podría decir que hay para todos los gustos y edades.

bar-en-cabo-polonio

10. Estar desconectado.

Cuando emprendemos un viaje, ya sean vacaciones o el simple gusto de viajar, estamos conectados a las redes sociales, whatsapp, mail ya que WiFi hay en todos lados. Excepto en Cabo. Esta joyita uruguaya al no tener electricidad no tiene WiFi. Y esta es una característica que me encanto del lugar, y créanme se puede vivir una semana sin conexión.

 

Deja un comentario